¿Ya sabes por quien votar?...

Y es que ya estamos cansados que unos cuantos nos tengan en jaque a todos, creo que debemos tomar conciencia de que TU VOTO puede hacer la diferencia.







O ¿quieres seguir solo quejando te así?







TU TIENES LA OPCION EN TUS MANOS.

Nuevamente…

Todo es posible, si yo decía que este año sería diferente.

Después de algunos días de incertidumbre y unos mas de incredulidad, empiezo a hacerme la idea de ser padre por segunda vez, con las complicaciones que la edad y la falta de condición física de mi y de mi esposa, esperamos que de los cambios en los hábitos que ya habíamos conseguido, se mantengan y lograr nuevos cambios para beneficio de nosotros y de el próximo integrante de nuestra familia.

Gracias a Dios y esperando dar seguimiento a este gran acontecimiento en nuestras vidas los saludo.

P.D. 5 semanas aprox.

Registro de celulares…


Mañana culmina el plazo para registrar los celulares en México, he leído sobre quienes no quieren registrarlo, los que lo hemos hecho y hasta como registrarlo, si es que en realidad se puede, pero si surgen dudas sobre lo que van a hacer con nuestros datos ya ni me extraña nada, porque no existe la seguridad de que estén realmente seguros nuestros datos, ni debajo del colchón…
Hace algunos meses, en diciembre para ser exacto, mi esposa y yo compramos celulares nuevos, y para activar el numero tienes que registrar el celular con la compañía que te va a dar el servicio, nunca pensé que así de rápido recibiría mi primera llamada fraudulenta, supuestamente de un teléfono de la compañía que me brindaba el servicio Telcel (pero de este numero 5555202617 de la ciudad de México?)  diciéndome que había ganado en la promoción telcel, donde la señorita Elizabeth Martinez, me dijo sobre la promoción donde con mi nueva línea podía hacer uso indiscriminado de llamadas a donde yo quisiera, solo tenía que mandar un fax con documentos que incluían mi dirección y datos personales… obvio que investigue sobre la promoción y resulto un completo fraude, pues en el *264 me dijeron que la promoción no existía, a pesar de que incluso me dieron la dirección de una página de internet donde anunciaban la dichosa promoción (http://www.telcelcadenasnavidad.com/)  y el numero donde debía mandar mis datos era un teléfono gratuito 018008328420… mas tarde en investigar, que en lo que denuncie la llamada al 089 de denuncia anónima, donde me dijeron que posiblemente si se trataba de un intento de búsqueda de datos para después intentar extorsionar, y que quedaba asentada mi denuncia. Mi primera pregunta a todo este asunto fue, de donde consiguieron mi numero si no tenía ni un mes de que había adquirido el equipo, según el que atendió mi denuncia en el 089,  posiblemente de la misma base de datos de la compañía Telcel se habia filtrado la información, y pues me imagino que buscan números asignados a cierto tipo de teléfonos, en este caso mi nuevo teléfono es un nokia 5530, el cual antes del primer mes de uso lo tuve que ir a cambiar al centro de atención, porque tenía un defecto de fabrica, y la garantía incluía un cambio de equipo por ese defecto, y fue cuando mis datos se actualizaron en su sistema así como los números para mensajes ilimitados… pensé que quizá en ese momento fue que se filtro la información, porque el equipo de mi esposa no tuvo ese mismo problema y no paso por ese proceso.
En las tantas entrevistas sobre la incertidumbre sobre el registro de celulares, recuerdo haber escuchado de que, por que se preocupaban por el registro de su curp en la alta de los celulares? si las curp están disponibles para todo el que quiera visualizarlas… ósea nuestros datos están a la vista de quien tenga el ocio de conseguirlos, son públicos y de fácil acceso, tan fácil como los que vi en la página de Hazme el chingado favor, donde te dan sugerencias para registrar tu celular con la curp de tu preferencia. Un amigo me pidió información para el registro de su celular, pero no procedió el registro pues quería meter su curp y el teléfono estaba registrado a nombre de su esposa, así que no creo que el registro de celulares con curp falso sea tan fácil como lo sugiere la página, o quizá también dependerá de la compañía que preste el servicio.
Nuestros datos personales están disponibles en una guía telefónica, en una página de internet que nos permite visualizar e imprimir nuestras curp, en Facebook y otras páginas sociales  o incluso crear y dar de alta una curp con datos similares y hacerlas pasar por buena, y para eso los empleados de las Afores se las pintan solos, duplicando números de curp para llevarse una comisión y haciéndonos a nosotros mas difícil tener nuestros datos en orden pues tenemos dos o tres numero de curp diferentes, peor aun, nuestra primera curp fue dada de alta con un acta de nacimiento con un nombre diferente al que tiene el libro de registro de nacimiento del registro civil, como es mi caso en este momento, y todo por una persona que hace las cosas mal por el motivo que sea, tenía mucho trabajo y no pudo quiso hacer bien la copia del acta de nacimiento (por dislexia), o casi era hora de salir a comer, o la compañera de la oficina le hablaba bonito al oído a la hora de poner el nombre en el acta… por el motivo que fuese, hizo las cosas mal al igual que las seguirá haciendo el gobierno mientras no tenga bien definido lo que quiere hacer… si ahora quiere corregir lo que muchos de sus empleados debieron haber hecho bien desde un principio, registrar un celular, cuando antes para conseguir una línea telefónica tenias que presentar hasta la copia de la licencia del doctor que ayudo en el parto…  ahora los venden en maquinas expendedoras sin más trámite que el importe exacto, eso debió pensar el gobierno cuando dio los permisos y concesiones, y cuando se efectúa una transacción que afecta a terceros, sea un bien o un servicio, y ahora queremos tapar el hoyo con mas tierra, por eso no dejamos de ser llamados países en vías de desarrollo o tercermundistas.
Si alguien debe de trabajar para arreglar el desmadrito, es el que presta el servicio, no los que hacemos del  hombre más rico del mundo, cada día más rico… que desquiten un poco nuestras pequeñas pero multitudinarias remuneraciones, tienen los medio$$$$.
Aun así, cumplo como lo he hecho siempre y lo seguiré asiéndo, para no estar en contra de la ley, ley que  como siempre, pesa mucho el día que se ejerce y de deteriora con forme pasan los días, como pastilla de cloro en la taza del baño.

La intención es lo que cuenta… (parte 1)


Por lo regular, en el paso de nuestros días, no tomamos en cuenta muchas palabras y más si llevan una intención pero después de estar leyendo en varios sitios llego a la conclusión de que la frase de “la intención es lo que cuenta” realmente pesa e influye en cada uno de nosotros y en nuestros semejantes…
Empezamos describiendo algo tan sencillo como el agua: después de varios estudios el Dr. Masaru Emoto,  llego a la conclusión de que todas las intenciones se ven reflejadas incluso en el agua; exponiendo con intenciones positivas, música clásica, oraciones y diferentes tipos de agua y congelándola, se formaron cristales con formas bellas, organizadas y simétricas, pero exponiendo el agua a heavy metal, palabras de odio, malas intenciones, solo logro caos y desorden, si esto lo aplicamos a nosotros, que somos 70 % agua al igual que la tierra, creo que es más que evidente el resultado, nosotros le hacemos daño al que odiamos y de manera directa a nuestro cuerpo…
Un estudio que se hizo en estados unidos, en una ciudad con altos índices de violencia, fue el de hacer que durante un periodo de tiempo, una gran cantidad de personas se reunieran para pensar  de forma que las cosas cambiaran positivamente (una onda positiva de energía),  incrédulos los estadistas decían que era imposible, que solo una nevada de 25cm sería capaz de bajar los índices de criminalidad, sorprendentemente, el experimento tuvo efectos, bajaron los índices y se comprobó el “efecto mariposa”,  el cual plantea que si una mariposa agita sus alas, es posible que origine un viento huracanado al otro lado del mundo…
Aquí en México, durante algunos meses, el locutor Antonio Esquinca, propuso en un determinado lapso de tiempo (8:00 a 8:05 am) pensar positivamente, aunque ignoro si logro algún beneficio para la ciudad de México, creo que con la sola intención, cambio para algunos la forma de ver la vida, como a lo ha hecho conmigo.
Una versión a mayor escala, es el famoso experimento del ejercito de los estados unidos HAARP, que después de seguir investigando ya no se me hace tan descabellado, y más jugando con frecuencias de gran tamaño, lo curioso es que su inventor quería hacer de este experimento, el bien a los más necesitados, lástima que llegara a manos equivocadas… pero se dice es capaz de hacer cualquier tipo de eventos desde lluvias o huracanes, sequias y hasta terremotos e incluso entrar en la mente humana y modificar nuestro pensamiento… todo un estuche de monerías, hay que recordar las vibraciones y la intención.
Continuara...

Con fecha de Caducidad…

Tiene varios días desde la última vez que publique algo… Bien decía el amigo Grajeda, entre mas interesante se hace tu vida, menos tiempo nos da para hacerlo público, bueno algo así dijo…
Y bien dicen que lo que bien se aprende, no se olvida, y este correo que me llego me hizo recordar que aprendimos cosas de chicos y hoy en día es difícil de deshacer o dejar de hacer, no sé si con justa razón o porque simplemente así crecimos, así nos educaron, o porque nuestra conciencia así nos lo dictaba y hoy simplemente ni a nuestra conciencia hacemos caso, como si la hubiéramos perdido… y no solo eso, hasta el instinto, que es lo que nos mantiene vivos… todos esos sentimientos primitivos, pero básicos.


Aunque no seas mayor de 30, vale la pena leerlo.


Me caí del mundo y no sé por dónde se entra.
Eduardo Galeano Marciano Durán, periodista y escritor Uruguayo 
www.marcianoduran.com.uy
(Para mayores de 30)
Lo que me pasa es que no consigo andar por el mundo tirando cosas y cambiándolas por el modelo siguiente sólo porque a alguien se le ocurre agregarle una función o achicarlo un poco..
No hace tanto, con mi mujer, lavábamos los pañales de los críos, los colgábamos en la cuerda junto a otra ropita, los planchábamos, los doblábamos y los preparábamos para que los volvieran a ensuciar.
Y ellos, nuestros nenes, apenas crecieron y tuvieron sus propios hijos se encargaron de tirar todo por la borda, incluyendo los pañales.
¡Se entregaron inescrupulosamente a los desechables! Si, ya lo sé. A nuestra generación siempre le costó botar. ¡Ni los desechos nos resultaron muy desechables! Y así anduvimos por las calles guardando los mocos en el pañuelo de tela del bolsillo.
¡¡¡Nooo!!! Yo no digo que eso era mejor. Lo que digo es que en algún momento me distraje, me caí del mundo y ahora no sé por dónde se entra. Lo más probable es que lo de ahora esté bien, eso no lo discuto. Lo que pasa es que no consigo cambiar el equipo de música una vez por año, el celular cada tres meses o el monitor de la computadora todas las navidades.
¡Guardo los vasos desechables!
¡Lavo los guantes de látex que eran para usar una sola vez!
¡Los cubiertos de plástico conviven con los de acero inoxidable en el cajón de los cubiertos!
Es que vengo de un tiempo en el que las cosas se compraban para toda la vida!
¡Es más!
¡Se compraban para la vida de los que venían después!
La gente heredaba relojes de pared, juegos de copas, vajillas y hasta palanganas de loza.
Y resulta que en nuestro no tan largo matrimonio, hemos tenido más cocinas que las que había en todo el barrio en mi infancia y hemos cambiado de refrigerador tres veces.
¡¡Nos están fastidiando! ! ¡¡Yo los descubrí!! ¡¡Lo hacen adrede!! Todo se rompe, se gasta, se oxida, se quiebra o se consume al poco tiempo para que tengamos que cambiarlo. Nada se repara. Lo obsoleto es de fábrica.
¿Dónde están los zapateros arreglando las media-suelas de los tenis Nike?
¿Alguien ha visto a algún colchonero escardando colchones casa por casa?
¿Quién arregla los cuchillos eléctricos? ¿El afilador o el electricista?
¿Habrá teflón para los hojalateros o asientos de aviones para los talabarteros?
Todo se tira, todo se desecha y, mientras tanto, producimos más y más y más basura.
El otro día leí que se produjo más basura en los últimos 40 años que en toda la historia de la humanidad.
El que tenga menos de 30 años no va a creer esto: ¡¡Cuando yo era niño por mi casa no pasaba el que recogía la basura!!
¡¡Lo juro!! ¡Y tengo menos de... años!
Todos los desechos eran orgánicos e iban a parar al gallinero, a los patos o a los conejos (y no estoy hablando del siglo XVII)
No existía el plástico ni el nylon.. La goma sólo la veíamos en las ruedas de los autos y las que no estaban rodando las quemábamos en la Fiesta de San Juan.
Los pocos desechos que no se comían los animales, servían de abono o se quemaban. De 'por ahí' vengo yo. Y no es que haya sido mejor.. Es que no es fácil para un pobre tipo al que lo educaron con el 'guarde y guarde que alguna vez puede servir para algo', pasarse al 'compre y bote que ya se viene el modelo nuevo' .Hay que cambiar el auto cada 3 años como máximo, porque si no, eres un arruinado. Así el coche que tenés esté en buen estado. Y hay que vivir endeudado eternamente para pagar el nuevo!!!! Pero por Dios.
Mi cabeza no resiste tanto.
Ahora mis parientes y los hijos de mis amigos no sólo cambian de celular una vez por semana, sino que, además, cambian el número, la dirección electrónica y hasta la dirección real.
Y a mí me prepararon para vivir con el mismo número, la misma mujer, la misma casa y el mismo nombre (y vaya si era un nombre como para cambiarlo) Me educaron para guardar todo. ¡¡¡Toooodo!!! Lo que servía y lo que no. Porque algún día las cosas podían volver a servir. Le dábamos crédito a todo.
Si, ya lo sé, tuvimos un gran problema: nunca nos explicaron qué cosas nos podían servir y qué cosas no. Y en el afán de guardar (porque éramos de hacer caso) guardamos hasta el ombligo de nuestro primer hijo, el diente del segundo, las carpetas del jardín de infantes y no sé cómo no guardamos la primera caquita. ¿Cómo quieren que entienda a esa gente que se desprende de su celular a los pocos meses de comprarlo?
¿Será que cuando las cosas se consiguen fácilmente, no se valoran y se vuelven desechables con la misma facilidad con la que se consiguieron?
En casa teníamos un mueble con cuatro cajones. El primer cajón era para los manteles y los repasadores, el segundo para los cubiertos y el tercero y el cuarto para todo lo que no fuera mantel ni cubierto. Y guardábamos.. . ¡¡Cómo guardábamos!! ¡¡Tooooodo lo guardábamos!! ¡¡Guardábamos las tapas de los refrescos!! ¡¿Cómo para qué?! Hacíamos limpia-calzados para poner delante de la puerta para quitarnos el barro. Dobladas y enganchadas a una piola se convertían en cortinas para los bares. Al terminar las clases le sacábamos el corcho, las martillábamos y las clavábamos en una tablita para hacer los instrumentos para la fiesta de fin de año de la escuela. ¡Tooodo guardábamos!
Cuando el mundo se exprimía el cerebro para inventar encendedores que se tiraban al terminar su ciclo, inventábamos la recarga de los encendedores descartables. Y las Gillette -hasta partidas a la mitad- se convertían en sacapuntas por todo el ciclo escolar. Y nuestros cajones guardaban las llavecitas de las latas de sardinas o del corned-beef, por las dudas que alguna lata viniera sin su llave. ¡Y las pilas! Las pilas de las primeras Spica pasaban del congelador al techo de la casa. Porque no sabíamos bien si había que darles calor o frío para que vivieran un poco más. No nos resignábamos a que se terminara su vida útil, no podíamos creer que algo viviera menos que un jazmín..
Las cosas no eran desechables. Eran guardables. ¡¡¡Los diarios!!! Servían para todo: para hacer plantillas para las botas de goma, para pone r en el piso los días de lluvia y por sobre todas las cosas para envolver. ¡¡¡Las veces que nos enterábamos de algún resultado leyendo el diario pegado al trozo de carne!!!
Y guardábamos el papel plateado de los chocolates y de los cigarros para hacer guías de pinitos de navidad y las páginas del almanaque para hacer cuadros y los goteros de las medicinas por si algún medicamento no traía el cuentagotas y los fósforos usados porque podíamos prender una hornalla de la Volcán desde la otra que estaba prendida y las cajas de zapatos que se convirtieron en los primeros álbumes de fotos y los mazos de naipes se reutilizaban aunque faltara alguna, con la inscripción a mano en una sota de espada que decía 'éste es un 4 de bastos'.
Los cajones guardaban pedazos izquierdos de pinzas de ropa y el ganchito de metal. Al tiempo albergaban sólo pedazos derechos que esperaban a su otra mitad para convertirse otra vez en una pinza completa.
Yo sé lo que nos pasaba: nos costaba mucho declarar la muerte de nuestros objetos. Así como hoy las nuevas generaciones deciden 'matarlos' apenas aparentan dejar de servir, aquellos tiempos eran de no declarar muerto a nada: ¡¡¡ni a Walt Disney!!!
Y cuando nos vendieron helados en copitas cuya tapa se convertía en base y nos dijeron: 'Cómase el helado y después tire la copita', nosotros dijimos que sí, pero, ¡¡¡minga que la íbamos a tirar!!! Las pusimos a vivir en el estante de los vasos y de las copas. Las latas de arvejas y de duraznos se volvieron macetas y hasta teléfonos. Las primeras botellas de plástico se transformaron en adornos de dudosa belleza. Las hueveras se convirtieron en depósitos de acuarelas, las tapas de botellones en ceniceros, las primeras latas de cerveza en portalápices y los corchos esperaron encontrarse con una botella.
Y me muerdo para no hacer un paralelo entre los valores que se desechan y los que preservábamos. ¡¡¡Ah!!! ¡¡¡No lo voy a hacer!!! Me muero por decir que hoy no sólo los electrodomésticos son desechables; que también el matrimonio y hasta la amistad son descartables.
Pero no cometeré la imprudencia de comparar objetos con personas. Me muerdo para no hablar de la identidad que se va perdiendo, de la memoria colectiva que se va tirando, del pasado efímero. No lo voy a hacer. No voy a mezclar los temas, no voy a decir que a lo perenne lo han vuelto caduco y a lo caduco lo hicieron perenne. No voy a decir que a los ancianos se les declara la muerte apenas empiezan a fallar en sus funciones, que los cónyuges se cambian por modelos más nuevos, que a las personas que les falta alguna función se les discrimina o que valoran más a los lindos, con brillo, pegatina en el cabello y glamour.
Esto sólo es una crónica que habla de pañales y de celulares. De lo contrario, si mezcláramos las cosas, tendría que plantearme seriamente entregar a la 'bruja' como parte de pago de una señora con menos kilómetros y alguna función nueva.. Pero yo soy lento para transitar este mundo de la reposición y corro el riesgo de que la 'bruja' me gane de mano y sea yo el entregado.

Eduardo Galeano  Marciano Durán.
Y no es que este guardando todo… bueno solo un poco, pero no me gusta que las cosas se descompongan tan rápido, porque hoy en día, todo tiene una fecha de caducidad.